Política ficción

Que vivimos en una realidad virtual es algo que cuando jóvenes nos advertían los mayores. Naturalmente uno desdeñaba estos avisos pues los viejos, ya se sabe, están siempre viendo catástrofes y demonios por doquier. No te digo ya cuando, considerando la deriva que seguía el mundo, la sociedad o el país en que nos encontramos, nos prevenían de los peligros en que podríamos incurrir o nos recordaban el pasado: sí, ya sabéis, esas cosas que dicen que ocurrieron años antes de que naciéramos, o sea, cuando inexplicablemente el Mundo ya estaba puesto en pie y eso que aún nosotros no habíamos llegado a él.

Toda esta larga introducción viene a cuento del sesgo que la política está tomando entre nosotros. Al ejercicio de la misma de siempre se han dedicado no pocos teóricos, en especial profesores y otros intelectuales que gustan de discurrir en su magín e imaginar evoluciones y cambios que sólo podrán realizarse gracias a sus magníficas dotes para la misma. El grueso del ejército político está formado por funcionarios, licenciados en leyes y juristas en ejercicio. Últimamente entre los funcionarios hay muchos profesores universitarios, en especial provenientes de las facultades de Ciencias Políticas y Sociales.

Cuando veo cómo se mueven y actúan estos neófitos con gestos de impostada grandilocuencia y cómo constantemente rememoran lo acaecido en España durante la década de los años 30 del siglo pasado no puedo por menos que pensar que estos chicos de en torno a los cuarenta años de edad -ahora se es chico, muchacho, joven, chaval, hasta edades bastante avanzadas- lo que están haciendo es una especie de ejercicios al estilo de esas prácticas que en la universidad proponían a sus alumnos.

Experimentar, innovar, cambiar, ensayar, teorizar…, todo eso es consustancial al ejercicio de la práctica política. Lo malo es cuando se presenta envuelto en giros argumentales al estilo de exitosos seriales televisivos que, se está comprobando, son su alimento principal junto a apolillados volúmenes de trasnochada teoría política socio-económica. Qué daño han hecho -y están haciendo- en ciertas cabezas inmaduras series como Juego de tronos, El ala oeste de la Casa Blanca, House of Cards o la magnífica Borgen.

Parece mentira que personas a las que queremos creer mentalmente bien formadas no alcancen a vislumbrar los límites que existen entre lo ficcional y lo factual. Malicio que sí lo saben pero que su intención es explotar la indefinición de fronteras que al respecto tienen muchos de aquellos que las ven. Los y las Belén Esteban de turno han sido sustituidos ahora en los platós televisivos por políticos y periodistas poco independientes que en prime time acaloradamente discuten, se insultan, casi llegan a las manos por, teóricamente, apoyar unos u otros planteamientos políticos. Al convertir la política en espectáculo de masas, los ciudadanos -algunos utilizan la expresión ‘la gente’- la integran en su cotidianeidad y disfrutan con los zaskas que se dan unos a otros añorando ser convocados a manifestarse en la calle por cualquier motivo o a las elecciones que sean para sentirse vicariamente protagonistas.

¡¡Y que en un país taurino no nos demos cuenta del tremendo engaño y de quienes lo tremolan ante nuestras narices!! Quizás esto explique que la fiesta de los toros esté en horas bajas.

3 comentarios en “Política ficción”

  1. Me extraña que. habiendo hoy dia tantas diplomaturas y licenciaturas que antes no existían, no hayan creado la de político, tal cual. No Ciencias políticas ni Politólogía, sino una en la que en el CV de un candidato a formar parte dertido político pueda ponerse “Profesión: Político”, como en el mío pone “Farmacéutico”. Y que al empezar a trabajar como tal se pasara por un periodo en prácticas, de becario, para ir aprendiendo el oficio y de este modo dar mejor el pego. Pero. eso sí, habría que incluir una asignatura sobre diplomacia, ya que es lo único que les falta a los políticos actuales cuando se enfrentan con su oponente, bien sea en una tertulia, bien en el Congreso de Diputados. Porque lo de mentir u ocultar la verdad ya lo dominan por sí solos. Pero lo de gusrdar las formas y evitar las calumnias e insultos eso todavía no lo dominan. Por lo menos, los diplomáticos saben hacerlo con arte y saben quedar bien, hasta con el peor de sus enemigos.
    Un abrazo.

    1. Pues sí, no estaría mal que así fuese. En el caso concreto de nuestro país yo, hubiera titulación de político o no la hubiera, considero que sería obligatorio que cualquier candidato a lo que fuera (diputado nacional, autonómico, incluso concejal de ayuntamiento) demostrase conocimientos de una o varias lenguas que se hablan en España además del castellano, claro, y una extranjera, preferiblemente francés. Pienso que no conocer los idiomas de España y alguno de fuera es una deficiencia increíble en esos políticos que no dejan luego de predicar y de exigir de todo a todos.
      Josep, espero que todo lo tuyo vaya perfectamente.
      Un fuerte abrazo

  2. Ayyyyyy, si es que luego hay quien me mira raro cuando digo que uno debería trabajar en el sector que conoce… Claro que eso se aplica a nosotros, pobres mortales, porque para los políticos se ve que todo vale. Es curioso cómo ha ido degenerando la “profesión” de político, porque al menos los de antes (independientemente de sus ideas políticas, que ya sabemos que eso es cuestión de gustos) sabían debatir, sabían hablar y expresarse correctamente, sabían oratoria… Ahora veo poco las noticias, pero en las pocas ocasiones en las que veo a nuestros políticos me da la sensación de que eso es peor que un patio de colegio a la hora del recreo. Y pensar que les pagamos una millonada cuando seguro que hay gente que estaría muchísimo mejor preparada que ellos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s